Inicio / Mensajes / ¿Pelearás tu bendición?

¿Pelearás tu bendición?

Fecha: 29/08/2004  |  Autor: Eduardo Gavilán  |  Serie: -
No disponible en audio
Para escuchar en linea, da click en el boton de play
Compárte este mensaje en tus otras redes
Facebook   Twitter   MySpace   Digg   Del.icio.us
Génesis 32:22-31

En este momento traigo una palabra fresca sobre tu vida. Traigo una revelación de la Palabra para aquellos que sienten que deben tener más de lo que tienen. Aquellos hombres y mujeres que quieren más por parte de Dios comenzarán a moverse en fe luego de este mensaje; porque el propósito de estas palabras es formar un sentir conquistador.

La Biblia me enseña que Dios bendice a toda persona que guarde sus mandamientos y que camine conforme a Su voluntad. Sin embargo, hay otro tipo de bendiciones que se reciben peleándolas y arrebatándolas. Hay bendiciones que recibes por la gracia de Dios. Pero hay otras bendiciones que si no la arrebatas no podrás obtenerlas.

En este tiempo las iglesias muchas veces caen en la flojera. Hermanos que dicen: "Bueno, lo recibiré si Dios quiere que lo reciba..." No estoy en contra de ese pensamiento, porque encierra una verdad tremenda. El problema es que no podemos aplicar ese pensamiento a todas las cosas. Éxodo 15:26 dice que si guardamos las leyes de Dios, entonces el Señor será nuestro sanador. Pero para arrebatar esa sanidad, tiene que haber un sometimiento a la Palabra. Ese somentimiento es una forma de arrebatar esa bendición.

La Biblia dice que por las llagas de Jesús fuimos sanados. Pero hay ocasiones en que la sanidad no vendrá si no hay un sometimiento a la voluntad perfecta de Dios. Ahora bien, hemos hablado en otro mensaje que hay cosas que le toca a Dios hacer, pero hay otra que nos toca a nosotros hacer. Este es el momento de aprender a arrebatar lo que Dios tiene para ti.

En esta ocasión te hablaré de como Jacob tuvo que luchar poderosamente hasta arrebatar una bendición que le serviría no solamente a él, sino a toda su descendencia. A través de la experiencia que tuvo Jacob con la pelea contra en ángel te mostraré algunos principios que la Biblia enseña sobre cómo arrebatar la bendición. Vayamos a Génesis 32:22-24 que dice así:

"Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó por el vado de Jaboc. Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía. Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba."

La Biblia dice que Jacob hizo pasar a toda su familia y a toda su pertenencia a través del arroyo, pero que él se quedó solo. Muchas veces Dios te llevará a pelear ciertas batallas y te sentirás solo. Sentirás que no hay nadie que te ayuda. Sentirás que nadie apoya la visión que Dios te ha entregado. Pero eso no puede ser impedimento para seguir avanzando. Tienes que moverte en fe, aunque te veas solo, porque Dios espera de ti que tomes posesión de aquello que te fue entregado.

¿Crees que Jacob estaba solo? Déjame decirte que no. Es cierto que no tenía compañía humana a su lado; pero Jehová Dios estaba con él esforzándolo. Mira lo que le dijo Dios a Jacob en Génesis 28:15 "Además, estaré contigo y te protegeré donde quiera que vayas y te traeré sano y salvo a esta tierra. Estaré contigo constantemente hasta que haya cumplido todas las promesas que te he hecho" (Bíblia al día). Dios no abandonó a Jacob; así como Dios tampoco te abandona a tí. No importa cuan difícil parezca pelear una bendición, Dios no te desampara. Dios no se olvida de lo que te ha prometido. Dios permanece fiel junto a ti. No temas ni desmayes, valiente y esforzado eres. Levántate y continua peleando.

El texto sigue diciendo que cuando Jacob se quedó solo, un varón estaba luchando con él. No sé que pasó en ese momento, pero imagino que Jacob fue provocado, porque él no tenia motivos para atacar a ese varón. Sabes, Dios te está provocando en esta hora para que comiences a pelear tu bendición. Dios está provocándote para que te levantes en fe y des ese paso hacia adelante para arrebatar la victoria. Dios no quiere que te mantegas quieto en un lugar. Cuando Dios quiera eso te lo hará saber. Pero ahora Dios provoca en tu corazón un mover feroz en contra de todo lo que se te opone para obtener lo que anhela tu corazón.

Génesis 32:29 dice "Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí". Muchas bendiciones que estás esperando no llegan a tu vida porque hay un impedimento interpuesto para que no recibas lo prometido con Dios. Así como Jacob no sabía el nombre de el varón, muchas veces te verás batallando contra algo que desconoces. Ahí es donde tienes que meterte profundo en la presencia de Dios para que su Espíritu Santo te revele cual es el problema.

Hay personas que no reciben la bendición financiera porque un espíritu de miseria les hace guerra. También hay personas que no alcanzan algo porque hay maldiciones generacionales detrás de ellos. Así mismo hay personas que no reciben la sanidad porque están siendo asediados por espíritus de enfermedad. Pueden haber muchos motivos, y exactamente por eso es necesaria la revelación del Espíritu para saber como confrontar la situación correctamente. No descarto que muchas veces no recibimos algo porque no es el tiempo de Dios, o porque no está en su voluntad. Sin embargo ahora me estoy enfocando en las bendiciones que no llegan por impedimento del enemigo.

Si quieres recibir algo por lo cual tienes días, meses, o años orando, pregúntale primero al Espíritu Santo porque aún no lo has recibido. Cuando te llegue la contesta te será más fácil arrebatar lo deseado por ti. Es por eso la importancia de vivir en comunión íntima con Dios. Es Dios quien revela las estrategias necesarias para obtener lo prometido por él. Te aseguro que después de la revelación de Dios, seguirá acompañada por la bendición que tanto esperas.

Génesis 32:25-26 dice "Y cuando el varón vió que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices". Muchas veces en medio de tus batallas podrás resultar herido. Tal vez pierdas horas de sueño por batallar en oración. Tal vez Satanás traiga pensamientos de desánimo y depresión sobre ti. Hasta incluso Satanás ponga personas de tu familia en tu contra. Sin embargo, pasada la tormenta todo vuelve a la realidad.

Aprende de Jacob: Aunque el ángel le descoyuntó el muslo, él no se rindió. Así mismo tú, que aunque el diablo trate de herirte, tú te mantegas firme hasta el final. Jacob arrebató la bendición del ángel por su perseverancia. Tienes que aprender a perseverar. No importa si son días o meses, aprende a seguir peleando por lo que Dios ha dicho que es tuyo y el enemigo no lo quiere soltar. Tú tienes mayor autoridad que el diablo.

El tiempo de tirar la toalla pasó hace mucho. Estamos entrando en una dimensión en donde la iglesia no puede darse el lujo de rendirse. Hermano, no sé si estás agotado por la pelea. No sé si estás en crisis. Lo único que puedo decirte que Dios está contigo y no te abandona. No te rindas, mantente peleando. La bendición está a tu lado justo allí. Levanta tus manos y pelea, porque Dios confia en ti para ganar.

Déspierta el carácter firme que Dios quiere poner en ti. Dice Génesis 32:30-31 "Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. Y cuando había pasado Peniel, le salió el sol; y cojeaba de su cadera".

Las bendiciones de Dios te permiten verlo cara a cara. Por medio de ellas ves su misericordia y su amor. Lo que Dios tiene para ti es grande. Sólo tienes que determinar tomar lo que es tuyo. Jacob siguió cojeando de su cadera, aunque ya había obtenido la bendición. Si después de obtener lo que querías te sientes cansado y sin fuerzas, descuida porque Dios te restaurará. Lo que pasa es que esos síntomas son marcas que se quedaron en ti para recordarte el precio de obtener una bendición.

Dios te ha declarado más que un vencedor. Te animo a que te levantes con poder y fe, en el nombre de Jesucristo, y comiences a tomar todo lo que te pertenece. Comienza a tomar todo lo que el diablo te ha robado: familia, salud, paz, finanza. Declárate más que un victorioso, moviéndote en las dimensiones de guerra espiritual y arrebata lo que Dios tiene para ti.

¿Estás dispuesto a pelear y ganar tu bendición?
:: Enlaces de esta sección

Mensajes :: 2010

Mensajes :: 2006 - 2009

Mensajes :: 2005

Mensajes :: 2004

Mensajes :: 2003
:: Ultimas predicas

Conociendo a Dios como Esposo

El lenguaje del Reino

5 características de los hijos del Reino

Ciudadanos del Reino de Dios

Cómo estar a los pies de Jesús
:: Búscanos en

Sigue a Eduardo Gavilan en Twitter Sigue a Eduardo Gavilan en Facebook
Sobre el Ministerio Aviva

Este ministerio está dedicado a capacitar y enseñar a cada persona a traspasar los límites de la religiosidad para poder tener un pleno entendimiento del propósito y destino que tenemos en Dios, y como tener una mayor cercanía al Padre.

Si deseas invitar a Eduardo Gavilán a ministrar en alguna actividad o iglesia, tan solo llena el formulario que se encuentra en la seccion de Contacto.

Ir a la seccion de Contacto
Agenda

Retiro de Adoradores
9 de Noviembre, Rep. Dominicana

Iglesia Cristiana Nueva Jerusalem
15 de Noviembre, Rep. Dominicana

Iglesia Puerta de Bendicion
27 de Noviembre, Rep. Dominicana

Ver agenda completa
Comparte esta web en tus otras redes
Facebook   Twitter   MySpace   Digg   Del.icio.us
Ministerio Aviva   |   Todos los derechos reservados © 2003-2010 Diseño: WebTouch